Seleccionar página

Membranas (Chi Ta-Wei) | SCIFIFEM. Lecturas de ciencia ficción

Nuestra propuesta de lectura de ciencia ficción para abril-mayo. SCIFIFEM es un club de lectura donde intentamos, colectivamente, explorar lecturas de ciencia ficción con una mirada atípica. No sólo leer otra ciencia ficción sino interrogarla de otra manera. ¿Qué mundos nos abre? ¿Qué formas de relación nos permite imaginar? ¿Cómo nos inspira para repensar nuestro presente?

Todas las sesiones tendrán lugar en jueves a las 19:00. El club de lectura tiene una matrícula trimestral de 15€. Como siempre si eres socia o socio de la librería consulta nuestro descuento y si, por razones justificadas, no puedes abonar la matrícula contacta y pregunta por las matrículas bonificadas.  ¡Te esperamos!

LA INSCRIPCIÓN PRÉVIA ES OBLIGATORIA

15 + 13 =

18 de abril|Membranas (Chi Ta-Wei)

En un futuro distópico a finales del siglo xxi, la humanidad se ha visto obligada a migrar al fondo de los océanos como consecuencia de un modelo de explotación insostenible. Mientras tanto, en la superficie arrasada de la Tierra, lxs cíborgs mantienen la maquinaria productiva y bélica en un mundo controlado por grandes corporaciones tecnológicas. Momo, la esteticista más solicitada de Ciudad T, permanece prácticamente ajena a este ecosistema, preocupada solo por perfeccionar su técnica dermatológica para huir de la sombra materna. Sin embargo, el reencuentro con su madre la llevará a cuestionar su identidad y hasta los propios límites del género, la memoria y la realidad.

Casi tres décadas después de ver la luz en Taiwán, en Membranas, traducida por primera vez al español, sorprenden sus lúcidos presagios de un futuro dominado por el cambio climático, la colonización, las guerras y las migraciones. Por sus páginas desfilan temas como las pandemias víricas, el poder de la tecnología, la soledad en tiempos de hiperconexión, la maternidad o las identidades trans. Con un estilo casi cinematográfico, Chi Ta-wei invita a reflexionar en un proceso de relectura constante que acaba revelándose un acto de escritura.

Chi Ta-wei (1972) cursó sus estudios de licenciatura y posgrado en el Departamento de Lenguas Extranjeras de la Universidad Nacional de Taiwán y, aunque cambió Taiwán por Estados Unidos antes de alcanzar la treintena para completar sus estudios de doctorado en la Universidad de California en Los Ángeles, lo hizo habiéndose ganado el reconocimiento de sus compatriotas tanto por su escritura de ficción como por sus traducciones al inglés de Italo Calvino y Manuel Puig. En su faceta de autor queer el reconocimiento que ha recibido su obra es comparable al de escritoras como Qiu Miaojin, Chen Xue, Chu Tien-wen o Wu Jiwen. Y en tanto que autor de ciencia ficción queer su literatura comparte estantes y galardones con la de su contemporánea y también académica Hong Ling. En su vertiente académica, Chi Ta-wei ocupa desde 2010 un puesto como docente en la Universidad Nacional Chengchi en Taipéi, donde enseña literatura taiwanesa y estudios queer y de género. Su producción teórica, siempre a la vanguardia de la teoría queer y los estudios literarios en Taiwán, culmina en 2017 con su última publicación, «Historia de la literatura tongzhi».

16 de mayo| El tercer mundo después del sol (Rodrigo Bastidas Pérez comp.)

Latinoamérica no es el tercer mundo, no es posibilidad de desarrollo, es una realidad en la que se amalgaman los saberes ancestrales, la ciencia, el realismo y la fantasía.

Este libro reúne catorce relatos de los autores más relevantes de la ciencia ficción latinoamericana actual. Cada cuento descubre que los cóndores, los jaguares, la ayahuasca, los indígenas, el chamanismo, los videojuegos, las inteligencias artificiales y el ciberespacio tienen su lugar en la ciencia ficción.

13 de junio | Perlas psicotrónicas de la ciencia ficción japonesa (Yumeno, Hoshida, Unno, Ran y Oshita)

Al regresar a tierra, tres náufragos descubren que durante su ausencia toda la población ha muerto y tratan de descubrir la verdad por las calles silenciosas de Tokio. Un estudiante de medicina logra dar vida a un intestino que ha robado de un laboratorio y descubre con asombro que la tripa tiene inteligencia. Un senderista perdido llega a un lago oculto donde viven unas bellas y extrañas mujeres medio humanas medio vegetales custodiadas por un científico loco.

¿Puede la ciencia explicar estas extrañas historias? Samuráis robots, moscas asesinas creadas por Gobiernos en guerra, máquinas que controlan los rayos cósmicos… Los cinco autores de esta antología pertenecieron a la brillante generación de preguerra y apostaron por la especulación científica y el surrealismo del incipiente eroguro, sentando las bases para el desarrollo de una ciencia ficción tan asombrosa como fascinante.

Kyusaku Yumeno (1899-1936) nació en Fukuoka como Naoki Sugiyama. Comenzó a escribir en 1922 tras haber fracasado en un buen número de profesiones. Su puesta de largo como autor tuvo lugar en 1926, gracias a la revista Shin Seinen, donde firmó con su pseudónimo habitual, que viene a significar «el soñador». La psicología femenina y la situación sociopolítica del país son preocupaciones frecuentes en su obra, no exenta de romanticismo. Su trabajo más recordado es Dogura Magura (1935), monumental novela de misterio en clave psiquiátrica de título intraducible, seguida de El infierno de las chicas (Shōjo jigoku, 1936), publicada por Satori. Falleció joven, de una hemorragia cerebral.

Sampei Hoshida (1913-1963), cuyo auténtico nombre era Tsuto Iio, debutó a la impresionante edad de diecisiete años en las páginas de la revista Shin Seinen. Por desgracia, abandonó la escritura cuatro años después poniendo fin a una prometedora carrera. Dentro de su escasa producción literaria (una docena de obras), la más representativa es Crónicas de la fundación de la Ciudad Central Terrestre (Sentoraru Chikyu Shi kensetsu no kiroku, 1930), que constituyó también su debut.

Juza Unno (1897-1949), pseudónimo de Shoichi Sano, nació en Tokushima en el seno de una familia de médicos. Tras licenciarse por la Universidad de Waseda como técnico electrónico, se empleó en un centro de investigación del Ministerio de Transmisiones. Admirador de Arthur Conan Doyle, Jules Verne, H. G. Wells y Edgar Burroughs, Unno debutó como escritor en 1928 con «El insólito crimen de los baños eléctricos», una historia de crímenes y misterio aderezada con innovaciones científicas que se recoge en Pesadillas electromagnéticas (Satori). A partir de 1931 sus trabajos de ciencia ficción se multiplicaron y Unno se convirtió en el estandarte de este incipiente género. Unno es, sin duda, el padre de la ciencia ficción japonesa.

Ikujiro Ran (1913-1944), tokiota de nombre Toshio Endo, de temparana vocación literaria. Siendo estudiante escribía e incluso editaba fanzines de misterio y ciencia ficción. A los dieciocho años consiguió asomar en alguna revista profesional, pero su especialización definitiva llegó en 1935. Al principio se centró en el género detectivesco, pero, animado por Juza Unno, se decantó por la ciencia ficción. De esta manera, su primera novela del género, Chitei Tairiku (El continente subterráneo, 1938), muy influenciada por los seriales cinematográficos norteamericanos del momento, se convirtió a la vez en su obra más representativa.

Udaru Oshita (1896-1966) nació en la prefectura de Nagano como Tatsuo Kinoshita, a pesar de su formación científica (Química Aplicada a la Ingeniería), debutó como escritor en 1925 para la revista Shin Seinen. Escritor prolífico, la mayoría de su producción se centra en el género de misterio. Su estilo, caracterizado por la honda descripción psicológica de los personajes, ha sido definido como «realismo romántico». Entre sus obras más representativas destacan Tetsu no shita (La lengua de hierro, 1937) o Akujo (Una mujer malvada, 1937).

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir al contenido